Pasos para iniciar el proceso de digitalización en la construcción

    El rubro de la construcción es uno que actualmente se encuentra en una progresiva transición evolutiva denominada “Construcción 4.0”. Sin embargo, este avance aún dista de estar cerca del final de este proceso, ya que aún faltan empresas que se sumen al cambio por diversas razones, que por lo general se relacionan con no estar al tanto de lo que estos cambios significan, saber por qué son necesarios y cuáles son sus beneficios.

    Es por esto que, a través de este artículo, pretendemos responder estas preguntas para ti y darte las bases esenciales a considerar para poder dar el primer paso dentro de esta nueva revolución en la industria de la construcción.

    ¿Qué es la “Construcción 4.0”?

    En el año 2018, el miembro de la Comisión Permanente de la Plataforma Tecnológica Española de la Construcción (PTEC), David Díez Díez, expuso sobre la denominada “Construcción 4.0” en la Convención Internacional de la Edificación (CONTART), uno de los eventos más importantes en la industria de la construcción a lo largo del mundo.

    En su exposición, el experto señaló que “la ‘Construcción 4.0’ surge al rebufo de la cuarta revolución industrial, la denominada ‘Industria 4.0’. Supone una oportunidad única de reconvertir un sector que siempre ha estado lastrado por unos niveles de productividad muy bajos, provocados por unas formas de hacer demasiado artesanales y una gestión empresarial anacrónica. Esta reconversión pivotará sobre dos ejes, la industrialización de los procesos constructivos y la transformación de los modelos de negocio a través de la digitalización.”

    En este sentido, “Construcción 4.0” es un concepto que refleja un cambio de paradigma  para la industria de la construcción, donde la transformación digital –y por consecuente, la aplicación fundamental de tecnologías en la gestión de procesos- juega un rol clave para el desarrollo y mejor funcionalidad de esta industria, con el fin de permitirle a esta dar el salto que requiere para formar parte de la “Industria 4.0”.

    ¿Cuáles son los beneficios de la “Construcción 4.0”?

    Si bien ya presentamos una noción más clara de lo que es la “Construcción 4.0”, también resulta necesario saber por qué esta resulta necesaria, y por lo tanto, lo lógico es entender cuáles son los aportes que esta transformación digital trae consigo para la industria.

    La empresa española REBUILD, famosa por su plataforma de innovación para la dinamización del sector de construcción, hizo una evaluación de algunos de los principales beneficios de la “Construcción 4.0”:

    • Mayor cantidad de puestos de trabajo especializados y colaborativos.
    • Aumento de la productividad.
    • Prevención y corrección de errores incluso antes de que se produzcan gracias a la información de los equipos de trabajo.
    • Aparición de nuevos modelos de negocio enfocados en el cliente.
    • Maquinarias más precisas e inteligentes para una mejor coordinación de medios.
    • Optimización de los procesos a través de nuevas tecnologías aplicadas.

    Con estos puntos en cuenta, no resulta difícil ver la serie de oportunidades que la transformación digital presenta para la industria de la construcción, pero para poder hacer goce de ellos, hay que saber cómo poner a una empresa en marcha con este proceso.

    Los pasos fundamentales

    En 2016, cuando la transformación digital del rubro de la construcción estaba en un proceso de descubrimiento por parte de muchos miembros de la misma, la firma de consultoría estratégica, Roland Berger, lanzó su informe “Digitalización en la industria de la construcción” (“Digitization in the construction industry”), en el cual determinó la existencia de cuatro pilares que han impulsado esta transición:

    • Datos Digitales: Recopilación y análisis de datos electrónicos
    • Automatización: Uso de las nuevas tecnologías para crear sistemas autónomos
    • Conectividad: Conexión y sincronización de actividades antes separadas
    • Acceso Digital: Acceso móvil a internet y a redes internas

    Bajo este punto de vista, las implicancias son las de que la tecnología debe tener un rol tan importante dentro de la industria, que también deben cambiar las modalidades de trabajo, incluyendo las del factor humano que trabaja en cada proyecto de obra.

    Si bien en papel parece simple, la realidad es que cambiar la forma en que las personas trabajan es un objetivo bastante más complejo, pero no imposible; lo importante es saber cómo dar el primer paso.

    La proveedora europea de software en gestión de obras, Finalcad, aconseja a las empresas que dividan su plan de transición digital en tres pasos fundamentales para lograr una evolución completa y productiva:

    1. Diagnosticar el estado de la empresa en cuanto a digitalización: Cuando una empresa de construcción o de obra civil se sienta preparada para comenzar el proceso de digitalización, debe preguntarse primero por sus necesidades, puntos críticos, objetivos e indicadores de rendimiento antes de poner manos a la obra.

      Una buena solución digital someterá a pruebas una serie de casos prácticos de uso con el fin de adaptarse a las inquietudes principales de los clientes y despejar sus dudas. El software debe ayudar al cliente a imaginar el aspecto que tendrá su vida diaria cuando hayan integrado las nuevas herramientas y las hayan implementado en sus equipos. El período de detección suele durar de tres a seis meses.
    1. Desplegar una estrategia de transformación: Cuando ambas partes deciden avanzar en la implementación, comienza la fase de despliegue. En este punto, el objetivo es implementar la solución tanto como sea posible y maximizar la adopción por parte de personas que trabajan en el campo. Para ello, la empresa designa un número determinado de asesores regionales que se responsabilizarán de la implementación del producto a nivel interno. Se dota de nuevo material a los profesionales y, posteriormente, se les transmite los conocimientos a través de un programa de formación de los equipos.
    2. Ampliar el ámbito digital mediante la transformación de otras entidades: Después de llevar un tiempo empleando la transformación digital, es sumamente importante hacer un seguimiento de todo lo que se ha dispuesto para analizar el proceso. Gracias a los datos, se puede saber dónde hay un rango de mejora e identificar usuarios activos e inactivos. De este modo los clientes podrán contar con varias vías para aplicar medidas correctivas y saber fácilmente dónde centrar su atención.

    Cuando la transformación digital comience a ser más homogénea en un grupo, empezarán las actividades de ampliación, con dos tipos de avances posibles. En primer lugar, es posible que una empresa desee equipar a más usuarios de la misma región/sucursal/sector cuando hayan implementado una línea de acción satisfactoria, de manera que el formar a nuevos usuarios se vuelva algo mucho más sencillo.

     

    La otra estrategia de avance sería expandir la implementación a otras unidades comerciales, sectores de la industria, regiones o incluso países, mediante un efecto de bola de nieve. Al igual que el método anterior, es esencial ir paso a paso para asegurarse de no repetir algunos errores dos veces.

    La transformación del sector de construcción al mundo digital es una realidad que se vuelve cada vez más inevitable con el paso del tiempo, y si bien está claro que traerá consigo una amplia serie de beneficios que van desde materias de seguridad hasta de productividad, no hay que pasar por alto que este cambio es un proceso que requiere esfuerzo y planificación a largo plazo. 

    Por lo mismo resulta clave tener la preparación suficiente y las estrategias adecuadas para dar el siguiente gran paso en lo que es el futuro de nuestra industria. ¿Y tú? ¿Estás listo?

     

    Noticias Relacionadas