Herramientas para aumentar la productividad de una obra

     

    La industria de la construcción, en la actualidad, es una que se encuentra sujeta a una vasta serie de inevitables cambios.

    La llegada de la “Industria 4.0” ha movilizado al rubro en su transición hacia la denominada “Construcción 4.0”, y asimismo, con la actual pandemia de Covid-19 azotando a lo largo de todo el mundo, este también se ha visto obligado a adaptarse a las nuevas realidades y desafíos que esta situación global implica.

    Si bien esta dinamización tecnológica de los distintos procesos en la ejecución de un proyecto ha sido un gran impulso para la industria, hay que tener en cuenta que al estar frente a un campo de trabajo en vías de crecimiento, también hay que seguir nuevas estrategias para asegurar el éxito.

    En este artículo presentaremos algunas herramientas a considerar para poder aumentar la productividad en obras de construcción, pasando tanto por principios empresariales como por modelos de trabajo para asegurar una gestión productiva.

    Principios de productividad

    A la hora de querer implementar cambios, el primer paso a dar debe ser uno enfocado en materias operativas, donde se deben definir las mejores estrategias posibles que permitan establecer los modelos de gestión indicados para cada empresa conforme a su respectiva realidad.

    La consultoría de estrategia y operaciones PMG, define la existencia de 10 principios fundamentales que toda obra debe considerar al momento de querer incrementar su productividad:

    1. Coordinación temprana entre distintos agentes: Articular a los diferentes actores que participan en la cadena de valor de la construcción desde el inicio, para así evitar futuros errores constructivos, o bien aprovechar oportunidades de aumento en la productividad de la obra.
    2. La planificación y concepción logística deben estar desde el comienzo: Es necesario coordinar de manera temprana a los proveedores de materiales, acordando fechas de entrega de productos asociados al avance de la obra, evitando de esta forma los costos asociados a: almacenamiento, movimiento interno, robos y mermas.
    3. El proceso debe ser estandarizado, con etapas definidas y debe haber consistencia entre ellas: Al estandarizar procesos, la eficiencia y efectividad de los mismos aumenta. Además, la coordinación de los procesos juega un rol clave en la búsqueda de la productividad, evitando tiempos muertos y errores constructivos.
    4. Los procesos que no pueden medirse, hay que cambiarlos: La única manera de saber a ciencia cierta si los niveles de productividad están aumentando, es midiendo los resultados etapa por etapa. Se debe contar con capacidad de monitoreo y análisis en cada uno de los procesos que conforman la obra, para lo cual es necesario contar patrones de medición. En los casos en que en un determinado proceso se dificulte contar con una medición explícita, estos deben ser rediseñados hasta encontrar formas de medición sencillas que permitan medir la productividad del proceso.
    5. El patrón de medición debe ser claro y estar diseñado de acuerdo a las etapas: Los indicadores de rendimiento de los procesos de las etapas que constituyen la cadena productiva, deben ser: medibles, precisos y fáciles de interpretar. En definitiva, la metodología debe evitar resultados alejados de la realidad.
    6. Ninguna etapa debe ser rehecha: Es fundamental supervisar cada una de las etapas, pues de nada sirve terminarlas en poco tiempo, si luego hay que volver atrás para afinar detalles.
    7. Importancia del autocontrol, no se requieren terceros para el control: Evitar delegar responsabilidades principales a terceros. El control del cumplimiento de cada etapa, debe ser tarea de ejecutivos internos y de confianza.
    8. No caer en la trampa del costo unitario; las oportunidades no están ahí: Lo importante es el costo de la faena y no costo unitario de las provisiones que se utilizan durante su construcción. Optar por el menor costo unitario de una partida, podría provocar costos indirectos en la faena completa, de mucha mayor cuantía.
    9. El proceso debe minimizar atrasos, incorporando procesos de pre-armados y pre-fabricados: Priorizar la prefabricación e industrialización de partes, que se construyen a partir de elementos estandarizados, fabricados con antelación fuera de su lugar de emplazamiento y posteriormente enviadas a su ubicación definitiva para su ensamblaje final.
    10. Régimen de mejora continua permanente: Aprender de los errores y de los aciertos de cada proyecto constructivo de forma sistemática, es clave para elevar los niveles de productividad en la industria de la construcción.

    El Modelo estratégico DCOM

    Bechtel es la compañía más grande de Estados Unidos dedicada al mundo de la ingeniería, con múltiples sedes a lo largo del mundo. Diego Rojas, quien forma parte de la Gerencia de Construcción de su rama en Chile, destaca la implementación del modelo DCOM como una herramienta crucial para la buena gestión y productividad de toda empresa con base en la construcción.

    Este modelo se divide en cuatro principios clave para que las empresas cuenten con un plan de liderazgo efectivo y productivo, considerando la participación de todos los colaboradores que juegan papeles clave a lo largo de cada proyecto de obra:

    • Dirección: Representa una orientación clara hacia el objetivo. Es importante identificar que todos los integrantes del equipo comprendan y manejen quién es su cliente (interno o externo) y cuáles son los objetivos a lograr.
    • Competencia: Alude al conocimiento y evaluación de las habilidades, conocimientos y formación de los integrantes del equipo, ya que el no asignar las tareas correctamente conlleva a una subutilización de los recursos disponibles y, al mismo tiempo, desmotiva a las personas.
    • Oportunidad: Se identifican los recursos necesarios, como el tiempo requerido, recursos monetarios, apoyo disponible, etc.
    • Motivación: Se busca generar el deseo interior de alcanzar el objetivo en nuestro equipo de trabajo. Esta es la oportunidad de preguntarse si el equipo realmente se preocupa por lograr el objetivo.

    Estrategias de diseño y construcción

    La empresa EPC Tracker, especialista en servicios y tecnologías de la información, hizo un análisis en el cual definió cinco de las estrategias de diseño y construcción más exitosas de la actualidad en cuanto a rendimiento de productividad y satisfacción de los clientes.

    • Modelado de Información de Construcción (BIM): Esta herramienta toma todos los datos de un proyecto, para luego integrarlos y manipularlos con el fin de crear un modelo 3D interactivo y dependiente del tiempo de cada subestructura y proceso necesarios para la construcción completa, agilizando esfuerzos, ahorrando dinero y dando una finalización más oportuna a cada proyecto.
    • Entrega Integrada de Proyectos (IPD): La reorganización de proyectos de manera conjunta, en lugar de individual, da como resultado un flujo de trabajo mucho más eficiente. La IPD es un enfoque altamente colaborativo para la implementación de proyectos, ya que al practicarse correctamente, permite que todo el equipo de trabajo acceda a los datos en cada paso de la construcción.
    • Movilidad: Tener acceso inmediato a los datos de entrada y visualización es casi tan crítico como los datos en sí. Equipar a los equipos con tecnología móvil es una de las mejores estrategias de construcción para mejorar tanto la cantidad como la calidad de los datos que se están recopilando.
    • Tecnología GPS: Hacer un seguimiento de todos los componentes individuales involucrados en un proyecto puede resultar difícil, especialmente cuando un proyecto es grande, extenso o en múltiples ubicaciones. La tecnología GPS facilita este desafío al permitir acceso a todos los datos de su equipo, herramientas, flota e incluso personal, dando una mejor y respaldada idea de dónde y cuáles son exactamente los problemas que pueden presentarse.
    • Automatización: El uso de la automatización para procesos administrativos y compilación de datos es crucial porque ayuda a crear información libre de errores, dando como resultado un flujo de trabajo más eficiente y un considerable ahorro de energía humana.

    Siendo que la transición digital hacia la “Construcción 4.0” es una que está lejos de terminar, son cada vez más las empresas que se han sumado a implementar varias de estas herramientas para asegurar una gestión estable y subir sus niveles de productividad, llevando a que el uso de ella se empiece a tornar en una norma y no una alternativa. ¿Y tú? ¿Qué esperas para aumentar la productividad de tu empresa?

    Noticias Relacionadas