Principales beneficios de digitalizar el abastecimiento de tus obras

    La industria de la construcción se encuentra en un proceso de transición tecnológica en la actualidad, donde la digitalización de sus procesos de gestión administrativa y de obras resulta ser el objetivo a lograr, para así consolidar la denominada “Construcción 4.0”.

    Esta industria se impulsa mediante operaciones críticas que dependen en gran medida de una cadena de abastecimiento eficiente, y por lo tanto, resulta necesaria la implementación de nuevas tecnologías para asegurar que este factor funcione de forma rápida, práctica y eficaz.

    Hoy en día existe una vasta serie de soluciones digitales para agilizar y ordenar todos los procesos de gestión de sus obras, contando su cadena de abastecimiento.

    ¿Cómo configurar una cadena de abastecimiento eficiente?

    De acuerdo a postulados del Instituto de Manufactura de la Universidad de Cambridge, existen cuatro pasos fundamentales que hay que seguir para poder configurar una cadena de abastecimiento eficiente.

    • Analizar la red de proveedores: Esto permite obtener datos que contemplan factores como costos, plazos de entrega y calidad de materiales, de manera que se puedan tomar decisiones mejor estructuradas durante los procesos de gestión.
    • Evaluar estructuras administrativas y logísticas: Al revisar las estructuras que participan entre compradores, proveedores y subcontratistas, se pueden identificar posibles fallas y oportunidades de mejora en una relación que debe ser integral.
    • Revisar la estructura de valor: A través del análisis de parámetros (cartera de productos, estructura, costos, etc…) se pueden detectar oportunidades de innovación.
    • Gestionar la cadena de relaciones: Gestionar la cadena de relación con tus proveedores permite concretar un orden práctico y bien organizado, a través de la asignación de roles y la compartición de información entre socios clave de la red.

    Para poder seguir este proceso, el implemento de tecnologías resulta clave, ya que con ellas se puede buscar agilizar y organizar firmemente los procesos propios de la cadena de abastecimiento. ¿Pero cómo podemos concretar estos pasos? La respuesta más práctica es: partiendo por digitalizar la cadena de abastecimiento.

    Digitalizar la cadena de abastecimiento

    El proceso de transformación de cualquier sector de una empresa jamás es fácil, principalmente por los factores que este exige tener en consideración antes de comenzar a gestionar nuevos pasos de acción, como las personas involucradas en las obras, procesos e infraestructura de gestión, al igual que los desafíos que se presentan, como obstáculos técnicos, organizacionales y culturales.

    Es teniendo esto en cuenta que la consultora global McKinsey considera que la digitalización de la cadena de abastecimiento es un proceso que no tan solo incumbe a la tecnología, sino que también depende de la disposición que tienen las empresas de adaptar sus procesos, capacidades y sistemas de gestión.

    Para poder lograr esto, la firma señala que “se necesita predisposición y flexibilidad para aprender, adaptarse y cambiar sobre la marcha. Y por sobre todo, hay que asegurarse de que sus integrantes estén dispuestos a acompañarlas en este recorrido.”

    Si bien este proceso demanda disposición y planificación de gestión por parte de los involucrados en cada empresa y proyecto de obra, hay que considerar que también genera ventajas importantes, al eliminar barreras en la marcha que asimismo permiten que la cadena de abastecimiento se convierta en un ecosistema integrado y transparente para todos los participantes.

    Beneficios de la digitalización de la cadena de abastecimiento

    La firma de consultoría PwC, una de las más importantes en el mundo en el sector de la consultoría y auditoría, postula que existen cinco ventajas principales que genera la transformación digital de la cadena de abastecimiento de una empresa dentro del modelo tradicional.

    • Transparencia: Una visibilidad completa de la cadena de abastecimiento permite una mayor transparencia de los factores que la componen, y con ello, facilita una mejor estructuración del proceso.
    • Comunicación: La digitalización de la cadena de abastecimiento permite generar información concreta y al instante para todos los participantes del proceso.
    • Colaboración: Contar con una cadena de abastecimiento digitalizada permite mejorar las relaciones entre los participantes de la misma en vista de la transparencia de datos y la agilidad de comunicación entre ellos.
    • Flexibilidad: Una cadena de abastecimiento digitalizada ayuda a detectar tanto fallas concretas como futuras en el proceso de abastecimiento, por lo que facilita una flexibilidad en el tiempo de acción de la gestión del proceso, que asimismo permite que se apliquen los cambios necesarios para evitar estos errores.
    • Mayor capacidad de respuesta: Digitalizar la cadena de abastecimiento ayuda a agilizar la capacidad de respuesta en lo que respecta a planificación y ejecución dentro del proceso de compra, asegurando así una funcionalidad más eficaz.

    Si bien estas ventajas resultan como consecuencia base de digitalizar la cadena de abastecimiento de una empresa, hay que considerar que cuán efectivos sean estos resultados es algo que también dependerá en buena medida de los beneficios que aporte la plataforma de tecnología con la cual se gestiona la cadena de abastecimiento en tu empresa.

    Nueva llamada a la acción

    Abastecimiento y tecnología

    En un proceso como digitalizar una cadena de abastecimiento, resulta lógico asumir que la tecnología toma un rol no solo clave, sino esencial. 

    Con la actual pandemia de Covid-19 a lo largo del mundo, varias empresas se han dado cuenta de que disponer de un software informático más o menos potente no garantiza que efectivamente sea el adecuado para las necesidades que tienen, especialmente las futuras. 

    Esto se ve reflejado en diversas limitaciones que presentan muchos de los software que siguen implementando algunas firmas, las cuales varían desde problemas de acceso a servidores locales hasta una arquitectura anticuada de sus aplicaciones digitales.

    Es en esta línea que la empresa tecnológica Cuatroochenta, expuso una serie de tendencias tecnológicas clave que los responsables de la cadena de abastecimiento deben de tener en cuenta a la hora de diseñar su digitalización.

    • Inteligencia Artificial (AI): Las soluciones de inteligencia artificial pueden ayudar a automatizar diversos procesos de la cadena de abastecimiento, como el pronóstico de la demanda, la planificación de la producción o el mantenimiento predictivo.
    • Análisis Avanzado: La disponibilidad cada vez mayor de datos de la cadena de suministro proporciona la capacidad de extrapolar el entorno actual para comprender mejor los escenarios futuros y poder disponer de proyecciones para la toma de decisiones. Los datos entregam el Big Data y la analítica de la información para la toma de decisiones.
    • Automatización Robótica de Procesos (RPA) y Dispositivos Autónomos: La principal virtud de la RPA, además de reducir costos a largo plazo, es la de eliminar errores en los procesos repetitivos. 
    • Cadena de Abastecimiento Digital Gemela: Los gemelos digitales consisten en la réplica virtual de un producto, servicio o sistema real que permite adelantarse a posibles problemas y experimentar sin correr riesgos antes de lanzar nuevas funcionalidades. Los gemelos digitales son especialmente útiles para el mantenimiento de máquinas y equipos conectados que generan y analizan grandes volúmenes de datos, al igual que para involucrar a toda la cadena de valor del producto o servicio.
    • Blockchain: Permite que toda la información se vaya almacenando de manera distribuida e irreversible; se añaden capas de modificaciones pero no se edita la información una vez añadida, así se genera un histórico como garantía de dicha información en el que cada participante en la cadena de bloques verifica el trabajo y los cálculos de los demás. La información es entonces redundante y tiene alta disponibilidad. Al estar digitalizada y online es fácil hacer un seguimiento de cada elemento que interviene en un producto o servicio.
    • Experiencia Inmersiva: La integración de la realidad virtual (VR) y la realidad aumentada (AR) con múltiples entornos móviles, portátiles, IoT y ricos en sensores y plataformas de conversación, extenderá las aplicaciones inmersivas más allá de las aisladas y de una sola persona.

    Si las cadenas de abastecimiento de antes solían ser rígidas y reactivas, hoy en día se apunta a que sean ágiles y predictivas, capaces de responder a las expectativas del cliente, por lo que necesitan un elevado grado de digitalización. ¿Y tú? ¿Ya formas parte de este proceso?

     

    Noticias Relacionadas