Cómo se ha reactivado el uso del hormigón en la construcción

    Debido a la pandemia, los despachos del material disminuyeron fuertemente durante el año, por lo que la industria ha debido reinventarse.

    La construcción, un indicador fuerte de la economía, comenzó a reactivarse en la segunda parte de este 2020, luego de unos difíciles meses de inactividad durante las cuarentenas decretadas a lo largo de nuestro país. En particular, el despacho y uso de hormigón en la construcción, que venía en baja, comenzó de a poco a transitar el sendero de la recuperación en los indicadores.

    Es importante resaltar que el hormigón es uno de los materiales fundamentales en la construcción, por lo que la inactividad del rubro tuvo una directa repercusión en el uso del mismo, y golpeó el sector del despacho de dicho producto.

    A finales de octubre, el ministro de Economía, Fomento y Turismo, Lucas Palacios, junto al presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Antonio Errázuriz, daban el vamos al reinicio de las operaciones de las obras de construcción privada en zonas con cuarentena en Chile.

    Dicha autorización se dio luego de los buenos resultados previos obtenidos en dos planes piloto para la construcción privada, que fueron impulsados por los ministerios de Economía, Salud e Interior y que permitieron, a su vez y como consecuencia, el aumento del despacho y el uso del hormigón en la construcción.

    “Las tasas de contagio son mínimas en la construcción, por eso seguiremos avanzando, construyendo viviendas, obras públicas y ahora también, abriendo en casos de comunas en cuarentena la posibilidad de que las obras privadas también se puedan seguir construyendo”, dijo el ministro Lucas Palacios en la ocasión.

    La caída del uso del hormigón en la construcción

    Para contextualizar, los despachos de hormigón comenzaron a caer en abril a la par del avance del coronavirus en el país, y consiguientes cuarentenas y restricciones al rubro. Según la Cámara Chilena de la Construcción se registraron 555 mil metros cúbicos aquel mes, mucho menos que en marzo cuando se despacharon 710 mil metros cúbicos.

    El problema es que esta tendencia a la baja sólo fue en aumento, y continuó en mayo cuando se registraron 422 mil metros cúbicos; y se mantuvo con números negativos en junio con 360 mil, en julio con 388 mil y agosto con 395 mil. La línea era a la baja y las consecuencias en la industria eran devastadoras.

    La recuperación

    Ahora bien, a la par con el levantamiento de las cuarentenas y restricciones en el país, como consecuencia de mejores números en los registros relacionados a los contagios por covid-19, recién en septiembre se pudo ver una leve recuperación, alcanzando los 476 mil metros cúbicos en despacho de hormigón, mientras que siguieron mejorando en octubre con 646 mil metros cúbicos.

    De esta forma, frente a la crisis sanitaria, empresas como Melón Hormigones debieron modificar su forma de gestionar el negocio, con el fin de proteger a sus trabajadores y clientes. La compañía lanzó la aplicación MiObra, que permite la entrega de hormigón con una firma digital y sin contacto físico. Una vez más, la tecnología tomó protagonismo en esta crisis.

    La nueva plataforma permite visibilizar información del pedido y realizar entregas seguras. Además, agiliza el flujo de trabajo y acelera los procesos, verificando siempre la autoría en el documento electrónico.

    “Este cambio llega justo en un contexto de una compleja contingencia sanitaria, donde la seguridad de nuestros colaboradores y clientes es de suma importancia. Estamos orgullosos de poder lanzar esta nueva función en nuestra aplicación, que permite innovar dentro de la industria, al realizar este trámite de forma virtual, teniendo cero contactos en obra lo que es clave para combatir el covid-19, además de agilizar los trámites a través del uso de la tecnología”, dijo en el lanzamiento de MiObra Patricio Merello, gerente general de Melón Hormigones.

    La herramienta, que además ofrece la opción de evaluar el despacho y revisar detalles del producto, beneficia a unas siete mil obras y así, permite aumentar el uso del hormigón en la construcción, luego de la notable baja durante la mitad del año 2020. Así, una vez más la tecnología se transforma en un aliado para el rubro, ayudando constantemente en mejorar la productividad en obra.

    Noticias Relacionadas